Psicología made in Face

Sorprende en Facebook la manera en que nos desnudamos, aunque nadie tiene esa intención ni ha caído en ello. Las redes brindan la oportunidad de conocer a las personas. Ahí van unos cuantos patrones clásicos, pero no os lo toméis a mal, ¿eh?, que todas tenemos “pecaditos”.
   -La presumida: siempre cuelga fotos de sí misma guapa. ¿Necesita que le den al “me gusta” para realzar su ego? ¿Le falta autoestima? ¿Le cuesta envejecer?
   -La mamá gato: pone fotos de perritos y gatitos. ¿Vive sola y está falta de afecto? ¿Suspira por los mimos de una pareja mientras se conforma con lo que hay?
   -La obrera revolucionaria: se subleva cada vez que un trabajador es perjudicado (o sea, casi siempre). ¿Le proponemos que milite en un sindicato? ¿Qué haga una labor social?
   -La denunciadora: se fija en las cosas torcidas del mundo. ¿Pretende cambiarlo con sus críticas? ¿Debería haber sido política?
   -La esposa y mamá feliz: niñitos, mariditos, abuelitos, siempre sonrientes y lozanos. ¿Ñoña? ¿Plasta? ¿Necesita convencerse de que tiene la familia perfecta?
   -Doña galleta: variante de la anterior centrada en sus fotogénicas creaciones culinarias. ¿Cabrá todo su mundo en una galleta?
   -La triunfadora: solo enseña lo que su empresa o ella solita producen. Marketing on line mal enfocado.
¿Te has identificado con algún patrón? Yo, sí, pero como ya nos iremos conociendo… ¡para qué hablar!
   Como dice el conocido sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman, el éxito de Facebook es el de haber entendido necesidades humanas muy profundas.

Las redes sociales han supuesto un gran cambio en la sociedad y son imparables. Veamos qué nos aporta la web 2.0.

Entradas más populares

Sexo maduro

Las 15 reglas para no tener barriga

Creerse superdotado