Mejor sola

¿Te has planteado en serio vivir sola? No me refiero a llegar a esta situación por alguna vía desagradable, sino por propia elección. En el mundo occidental está creciendo el número de mujeres que han abrazado esta filosofía de vida. Lo primero a tener en cuenta es la necesidad de disponer de ingresos suficientes para cubrir unos gastos que nadie va a compartir. Y esta independencia económica debería unida a un profundo conocimiento de uno mismo.
   Aparte de la agradable sensación de libertad de obra, vivir sola estimula la creatividad, como así demuestran recientes estudios. La vida puede organizarse mejor, con horarios más acordes con los gustos y no sometidos a control. Desaparecen las discusiones en casa y el estrés que conllevan.
   Por supuesto no todo es un lecho de rosas. Resulta más fácil caer en tentaciones como la bebida, las drogas o simplemente alimentarse de forma errónea según los criterios de salud o descuidar el aseo. La soledad es a veces dura de llevar y no se tiene compañía de repente con un simple chasquear de dedos. La solitaria, además, puede convertirse en una maniática insoportable (de la limpieza y el orden, por ejemplo).
   Para que la experiencia sea positiva es recomendable tener y cuidar a los buenos amigos que, en caso necesario, brindarán una bienvenida ayuda. Tampoco debe despreciarse la vida de relación; el cerebro humano es un órgano social y lleva mal la soledad absoluta. Las aficiones (casi todas son de práctica individual) ayudarán a sentirse a gusto, feliz y relajada.  
   A mi parecer lo más importante de lo expuesto es cultivar la fuerza interior.
   Seguro que me he dejado un montón de cosas. ¿Me ayudas a completar el artículo?

Entradas más populares

Sexo maduro

Las 15 reglas para no tener barriga

Creerse superdotado