Francia capa el sexo de pago

Proyecto de ley de momento, pero acercándose a la legislación de otros cuatro países europeos determinados a erradicar, si posible, el oficio más viejo del mundo. No hay nada como el tema sexual para provocar interminables y acalorados debates; tras discusiones que han durado años, con la sociedad civil y los diputados divididos, ya falta menos para imponer penas de cárcel a todo ciudadano francés que ose pagar por una sesión de sexo.
   Algunos argumentos de los políticos a favor:
-luchar contra las redes mafiosas
-tratar a la prostituta como una víctima (y no como una delincuente)
-acabar con el proxeneta explotador
-reconocer la “violencia” de la prostitución
  La decisión tomada en Francia carece de objetividad por distintos motivos:
-ciertas prohibiciones nunca funcionan en la sociedad (recuerden la Ley Volstead de 1919).
-se penaliza al cliente sin ofrecer alternativas de sexo (robots sexuales, realidad virtual).
-se prohíbe sin tener en cuenta la demanda, generando dinero y mercado negros, y auge del crimen.
   Un punto fundamental del tema que parece haberse pasado por alto es que muchos clientes con enfermedades físicas o psíquicas, con minusvalías varias, se quedarán sin relaciones sexuales compartidas (a no ser que tengan el dinero necesario o sean suficientemente autónomos para comprarlas en la clandestinidad). A señalar que algunos países (Países Bajos, Alemania, Dinamarca y Suiza, pero no Francia) forman a profesionales del sexo (no es prostitución, dicen) para disminuidos que los soliciten.
   Económicamente hablando, tampoco es acertado este proyecto de ley:
-dejará en el paro a miles de personas que tendrán muchas dificultades para encontrar otro trabajo.
-la reinserción de quien la acepte le saldrá cara al Estado (según la fuente consultada, entre 10 y 20 millones de euros al año): subsidios, alojamientos, permisos de residencia, abogados…
  Una propuesta que me ha hecho reír: el cliente pillado in fraganti, además de pagar la multa (1500€ la primera vez), deberá hacer un cursillo de “Sensibilización sobre la lucha contra la compra de actos sexuales”. ¡Ni me lo imagino!

   Y una opinión malintencionada para terminar. El 7 de marzo vi el reportaje en France 24 y me fijé en las mujeres de las dos manifestaciones, en contra y a favor de la propuesta de ley. Por un lado las prostitutas con indumentaria provocativa, vistosas y muy apetecibles en general; por otro las mujeres de su casa, de aspecto recatado y con cara avinagrada. Me dio que pensar. Ustedes mismos...

Entradas más populares

Sexo maduro

Las 15 reglas para no tener barriga

Creerse superdotado