Amistad hombre-mujer, a propósito de un caso

¿Es posible la amistad entre un hombre y una mujer?, tema siempre controvertido, con opiniones en contra más que a favor. ¿Qué tal un ejemplo?
   Vas cada día al gimnasio, un espacio donde se trabaja tanto el cuerpo como las relaciones sociales. Allí coincides con los de “tu” hora. Las mismas caras y conversaciones día sí y día también acaban por diseñar “tu” grupo, formado por colegas que te caen bien. Uno de ellos destaca por caerte mejor que los demás. Propones una cita en otro entorno para un café y una charla en plan amigos.
   Como suele ocurrir, la cosa se complica: le gustas y no va a conformarse con un café. Quiere más. Tú intentas esquivarle cuando él inicia un coqueteo primero discreto, luego más directo, hasta que te obliga a hablar del tema. Él está casado y tú te agarras a ello en un intento de mantener “la amistad y nada más”. Tras aclarar que “no deseo sexo con casados porque si me enamoro tengo las de perder”, vuestra relación se tambalea. Vuestros intereses son diferentes. Tú le has descartado de tu lista de opciones y él… ¿cómo se lo ha tomado él?
   Una descripción objetiva sería: algunos días se aparta de ti, habla con otros y no te hace ni pizca de caso; otros te evita mientras te observa de lejos (le ves por el rabillo del ojo); algunos se acerca a hablarte y bromea sobre su fracaso contigo; también puede lanzarse a contar sus intimidades sexuales. O sea una de cal y otra de arena.
   Tú tampoco eres siempre la misma. Algunos días estás seca con él, como si creyeras que no merece la pena perder el tiempo ya que lo has descartado. Otro le propones una charla fuera (para la cual él nunca encuentra el momento). Sin embargo, te gusta como amigo, sería una lástima perderle.
   Cuando reflexionas sobre el asunto te dices que no se trata de saber quién actúa mejor o peor. Simplemente ambos tenéis objetivos diferentes. Al contrario de ti, él no desea sólo una amiga.
   Finalmente te das cuenta de que la pregunta ¿es posible la amistad entre un hombre y una mujer? tiene una única respuesta: su amistad es posible siempre y cuando ninguno de los dos manifieste un interés sexual por el otro,  respuesta extrapolable a personas homosexuales. Tal vez te parezca obvio. A mí me ha gustado recordarlo.

   Si no opinas lo mismo, dímelo; me interesa.
(foto libre de Foter.com)

Entradas más populares

Sexo maduro

Las 15 reglas para no tener barriga

Creerse superdotado