Mujeres alfa y hombres beta

Eres una mujer segura de ti misma, que anda por ahí pisando fuerte, exponiendo tus opiniones e ideas con claridad y confianza; los demás te valoran y el éxito te sonríe. Resumiendo: eres una mujer alfa. Y a la hora de buscar pareja piensas, por lógica, en alguien como tú. ¡Craso error!
      Con un hombre de carácter fuerte como el tuyo se plantearía una lucha por el poder. Si su éxito (profesional y personal) no estuviera a la altura del tuyo, se le comerían la envidia y los celos. Tendríais intensos debates (peleas) para imponer cada cual su criterio. ¡Un desastre!
      Una mujer alfa se equilibra con un hombre beta porque las parejas no deben parecerse, sino complementarse. Por este motivo un hombre beta no es un individuo de segunda clase; simplemente posee otro tipo de cualidades. El hombre beta te comprende, sabe asumir responsabilidades y no le importa quedar en un segundo plano social ni profesional. No muestra interés por ser el rey de la casa ni por destacar en las fiestas, pero siempre está ahí, a tu lado, apoyando tus ideas extravagantes (para él) y compartiendo tus inquietudes.
      En todas las parejas hay uno que tira más del carro que otro, uno que parece eclipsar a este otro por su llamativo brillo. Pero no nos dejemos engañar: el más rutilante también necesita al más discreto, aunque a menudo le infravalore. Lo importante en la pareja no es quién hace qué, sino vivir en armonía y ser capaces de llevar a cabo un proyecto común.
      Naturalmente lo dicho para nosotras vale para ellos, y eso sin olvidar que existen distintas subclases de alfas y betas. Así un beta para ti puede ser un alfa para otra. Porque en la pareja y en la vida, todo es relativo.

      Y tú, ¿qué opinas? Me interesa saberlo.

Entradas más populares

Sexo maduro

Las 15 reglas para no tener barriga

Creerse superdotado