Si viviéramos cien años...

En todos los países desarrollados la esperanza de vida se ha alargado. En 2014 y según la OMS van en cabeza Mónaco con 92,2 años y Japón con 91,8. España se sitúa en el puesto 16 del ranking general con 87,6, siendo (como en todos) las mujeres más privilegiadas que los hombres. En el otro extremo de la lista mundial está Sierra Leona con un triste 47,5. La CIA World Factbook dio en 2012 un listado menos prometedor donde Mónaco alcanzaba “solo” los 89,63 y España 81,37. Sea como fuere en no tanto tiempo podríamos llegar a vivir cien años. Si esto sucediera la sociedad debería superar no pocos retos.   
      La enseñanza deberá formar niños y jóvenes para una vida laboral que podría alargarse hasta los 75 años, con horarios flexibles y cambios de puesto. Los futuros abuelos deberán recibir formación continuada para no perder el tren de las nuevas tecnologías y tener acceso al empleo.
      Habrá probablemente menos trabajo a repartir entre más, aunque algunos opinan que aumentará el número de personas que exijan una mayor atención a la salud, más centros recreativos y otro tipo de bienes y servicios, lo que ayudará a crear demanda de empleo. Además, al ser probable que se trabaje menos horas al día, se dispondrá de más tiempo de ocio.
      La jubilación, tal como la conocemos hoy, no será sostenible. Habrá que enseñar a los niños a ahorrar e invertir para ella. En muy pocos años la edad deberá subir al menos hasta los 70 para financiar la generación del baby boom a medida que esta vaya envejeciendo. Y si vivimos 100 años tal vez debamos trabajar hasta los 75-80. Si queremos cobrar algo habrá que reestructurar la Seguridad Social, un tema que ya asusta a los gobiernos que no ven viable que les salgan las cuentas.
      En sanidad la geriatría va a ser una especialidad en auge. Algunas enfermedades son más frecuentes con los años, como la diabetes, los problemas cardio-vasculares o el Alzheimer. Los cambios sociales y medioambientales, entre otros, propiciarán la aparición de nuevas enfermedades ligadas a la edad.
      Claro que lo que se avecina sería más llevadero si hubiera menos gente en el mundo, es decir si “no criáramos como conejos”, un sabio consejo del Papa Francisco, que se muestra así de lúcido y con visión de futuro.


Entradas más populares

Sexo maduro

Las 15 reglas para no tener barriga

Creerse superdotado